Flora

Árbol La vegetación en Artzentales es en general de tipo atlántico con predominio de los bosques caducifolios, cuenta también con algunos elementos mediterráneos en los que el encinar, bosque perennifolio por excelencia, es el más importante. En las zonas más bajas del municipio predomina la campiña atlántica.

Las repoblaciones forestales (principalmente pinos y eucaliptos), se concentran sobre todo en las zonas bajas y medias de los montes de Ordunte. Son de destacar algunas manchas importantes de roble americano en la zona del Garmo con ejemplares de gran porte.

Las zonas con suelos arcillosos y húmedos, están ocupadas por el roble pedunculado. En las zonas con suelos arenosos y algo más cálidos y bien drenados, es el marojo o rebollo el mejor adaptado. El roble albar tiene su mejor representación en Bizkaia bajo las cumbres del Kolitza. En el municipio se encuentran tres árboles singulares del País Vasco, dos de ellos, robles: un roble híbrido de Quercus pyrenaica y Q. robar de casi 40 metros de altura situado entre San Martín de Linares y Rebollar y un roble pedunculado situado junto a la iglesia de San Miguel de Linares, “la rebolla del Concejo”. El otro árbol singular es un tejo de casi tres metros y medio de diámetro cercano a la cumbre del Kolitza.

Gato Bosques mixtos y alisedas, se encuentran repartidos por las orillas se los ríos y barrancos más profundos de pie de monte. Los primeros, formados por avellanos, sauces, fresnos, robles, castaños… ocupan las zonas cercanas a río y torrentes, mientras que los alisos hunden sus raíces en el río formando a veces auténticas galerías sobre el cauce. El sotobosque, es rico en especies tanto arbustivas como herbáceas: endrinos, espino albar, madreselva, etc., así como diversas especies de helechos.

El encinar cantábrico, por ocupar suelos rocosos y poco aptos para otros usos, es el menor conservado. Los hayedos en la actualidad cuentan con escaso número de efectivos por haberse utilizado de forma intensa para la extracción de madera y carbón.

Por último, sobre suelos más o menos ácidos, las zonas donde el bosque ha desaparecido pasan a ser ocupadas por el brezal argoma helechal, el dominio de una u otra especie sobre las demás, depende del tipo de suelo, humedad, acidez o manejo al que haya sido sometida.

Flor En torno de los caseríos todavía se mantienen algunos prados de siega. Estos están formados por diversas especies de gramíneas como cola de perro, dáctilo, espiquilla de prado, raigrás o grama de olor, etc. Las leguminosas son también abundantes: trébol blanco, trébol de prado, arbejas, cuernecillo son algunas de las más características. También son comunes, lino silvestre, diente de león, etc.

En las inmediaciones de los montes Kolitza y Castro Alén, perviven algunas especies de notable interés botánico, estando alguna de ellas consideradas como especies amenazadas y sometidas por lo tanto a una especial protección. La siempreviva de montaña, el narciso de Asturias, la adelfilla de montaña, el vedegambre, la grasilla de Portugal, el tejo o el acebo, son las más importantes.

Santiago Patino y Javier Valencia 
Sociedad de Ciencias Naturales de Sestao